Chaco: El Movimiento Evita saluda a las mujeres en su día

La Licenciada Liliana Inés Jara, referente del Movimiento Evita en el Chaco, el Partido de la Victoria y funcionaria de la OIT en la provincia, con motivo del Día Internacional de la Mujer, las saluda efusivamente y las invita a seguir siendo partícipes de un país que sigue en amplio y notorio crecimiento, luchando por las igualdades y políticas sociales.

“El primer gran saludo es para nuestra presidenta Cristina Fernandez de Kirchner, defensora y guardiana de los destinos de la patria libre y soberana que en pocos días más cumplirá sus 200 años de historia, como hace 40 años lo hiciera otra gran mujer reconocida en todo el mundo como fue Eva Perón, nuestra presidenta encamina a la Argentina a un resurgir luego de años olvidados de políticas de inclusión social y recuperación económica”, señala Jara en su salutación.

“A pesar de algunas señales de progreso en términos de igualdad de género durante los últimos 15 años, todavía existe una gran brecha entre hombres y mujeres con respecto a oportunidades de trabajo y calidad del empleo, según un nuevo informe de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT)”, afirma.

A través de un informe, titulado Las mujeres en el mercado de trabajo: Medir el progreso e identificar los desafíos, dice que más de una década después de que la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing adoptara una ambiciosa plataforma de acción mundial sobre igualdad de género y emancipación de las mujeres, la discriminación de género permanece profundamente arraigada en la sociedad y la igualdad entre hombres y mujeres en el mercado laboral está aún muy lejos de ser una realidad.

La mujer y el empleo

Todas las regiones salvo dos –Europa Central y del Sudeste (no-UE), y los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) y Asia del Este – registraron aumentos en la tasa de actividad de la mano de obra femenina. Los mayores incrementos se vieron en América Latina y el Caribe. Sin embargo, en casi todas las regiones la tasa de aumento ha disminuido en años recientes. Los mayores aumentos en el número de mujeres económicamente activas se produjeron en la década del 80 y principios de los 90.

Al mismo tiempo, el porcentaje de mujeres en empleo remunerado y asalariado creció de 42,8 por ciento en 1999 a 47,3 por ciento en 2009, mientras que el porcentaje de empleo vulnerable disminuyó de 55,9 a 51,2 por ciento.

“Si bien hemos visto progresos en algunas áreas desde que se realizó la conferencia de Beijing, y si bien más mujeres están eligiendo trabajar ahora que antes, las mujeres todavía no gozan de los mismos beneficios que los hombres en el mercado del trabajo”, dijo Sara Elder, del Departamento de Tendencias del Empleo de la OIT y principal autora del informe.
“Todavía encontramos más mujeres que hombres en empleos precarios o con bajos salarios, ya sea porque éste es el único tipo de trabajo al cual tienen acceso o porque precisan encontrar algo que les permita equilibrar las responsabilidades de la familia y el trabajo. Los hombres no enfrentan estas mismas limitaciones”.

Desigualdades que persisten

El informe muestra que existen tres áreas en las que persisten desequilibrios en materia de igualdad género en el mundo del trabajo. Primero, casi la mitad (48,4 por ciento) de la población femenina con más de 15 años permanece económicamente inactiva, comparado con el 22,3 por ciento de los hombres. En algunas regiones, todavía hay menos de 4 mujeres económicamente activas por cada 10 hombres activos. Segundo, las mujeres que quieren trabajar tienen más dificultades que los hombres a la hora de encontrar trabajo. Tercero, cuando las mujeres sí encuentran trabajo, reciben menores salarios y beneficios que los hombres en posiciones similares.

El informe de la OIT dice que el impacto inicial de la crisis económica mundial se sintió en sectores dominados por los hombres, como las finanzas, la industria manufacturera y la construcción, pero que desde entonces el impacto se ha extendido a otros sectores – incluyendo los servicios – donde las mujeres tienden a predominar.

“Sabemos, por crisis anteriores, que las mujeres que pierden su trabajo tienen mayores dificultades de encontrar trabajo cuando comienza la recuperación económica”, dijo Sara Elder. “Por eso es importante garantizar que la igualdad de género no sea un objetivo político que se promueve en tiempos de bonanza y luego se olvide en tiempos difíciles. La igualdad de género debería ser percibida como un medio para promover el crecimiento y el empleo, y no como un costo o limitación”.

Según Hodges, la resolución sobre Igualdad de género en el corazón del trabajo decente, adoptada en 2009 por la Conferencia Internacional del Trabajo, guiará los esfuerzos de la OIT hacia un mercado del trabajo donde todas las mujeres y hombres puedan participar de manera libre y activa, incluyendo los esfuerzos para facilitar la emancipación de las mujeres a través del desarrollo de la capacidad empresarial, abordar la desigualdad de la remuneración entre mujeres y hombres, aumentar la protección social para todos y fortalecer la participación de las mujeres en el diálogo social.

“El 8 de marzo, la OIT celebrará el Día Internacional de la Mujer, considero oportuno invitar a la lectura de este informe y reflexionar sobre ello, solo depende de nosotras la lucha que estemos dispuesta a afrontar los desafíos que nos relata este descriptivo análisis que refleja con claridad para ir midiendo los avances y retrocesos que se vienen dando y que hacemos de aquí en adelante para mejorar nuestros empleos” explica Jara a todas las mujeres que habitan el suelo argentino.

“Necesitamos, compañeras trabajadoras, seguir creando, renovando ideas y generando nuevos derroteros, seguir suscitando ímpetus, y sobre todo, seguir templando nuestras voluntades para no cejar en la lucha. Necesitamos ir hacia adelante, destruyendo la rutina, desestimando la teoría del menor esfuerzo y, fundamentalmente, superando la incomprensión.” (Eva Duarte de Perón)