La Economía Popular es la más afectada por el AJUSTE

La informalidad y la economía popular alcanzan aproximadamente a unos 4,5 millones de personas, con una preocupante inercia a seguir creciendo. La ley antidespidos sin dudas era un paliativo, pero simbólicamente apuntaba desde las centrales obreras y el poder legislativo a dar un mensaje al mercado y al propio poder ejecutivo para evitar que continúen con la tendencia creciente de despidos.

Todos sabemos que crear y cuidar el empleo es responsabilidad de las políticas económicas pero también sabemos que en un mundo cambiante, la economía rápidamente puede ser ajustada por el mercado, y es ahí donde el Estado a través del poder ejecutivo y el poder legislativo, en conjunto con los sindicatos, deben custodiar a los trabajadores antes estos vaivenes económicos.

En este contexto, la informalidad y la economía popular es el primer eslabón que sufre el impacto. A medida que el mercado interno se achica y se desfinancia, rápidamente se pierde empleo formal. Sin dudas, que la pérdida del empleo formal y la inflación descontrolada hacen que la informalidad aumente exponencialmente.

Cuando se pierde empleo formal y se agranda el informal, con una expectativa de seguir profundizando el proceso de ajuste, no solo se tiende a desvalorizar el trabajo, sino que se termina pagando cada vez menos por el trabajo ya existente. Con lo cual, al crecer la informalidad, estos ajustes en el mejor de los casos lleva a generar más competencia entre los sectores más vulnerables. Resultado: más trabajadores informales, más competencia y salarios mucho más bajos.

Cuando dicen que es un sector que nadie visibiliza u organiza, es desconocer el rol que vienen llevando adelante el Papa Francisco, la CTEP y los Movimientos Sociales. Si bien falta muchísimo para llegar a todos los trabajadores de la economía popular, no ver el trabajo realizado es querer tapar el sol con las manos.

‪#‎MACRIAJUSTA‬