#UnAñoPresaPolítica #LiberenAMilagro

A un año de la detención de Milagro Sala debemos tener en cuenta la gravedad que implica este hecho. Es, sin lugar a dudas y objetivamente hablando, una presa política.
Si se cree que ha cometido algún delito tienen todo el derecho de someterla a la justicia, pero con el debido proceso, algo que no ocurrió nunca desde que se la detuvo. La Justicia jujeña la condenó a tres años de prisión en suspenso en la causa sobre el “escrache” a Morales, hecho en el que la compañera ni siquiera participó. Estamos ante un precedente nefasto que va mucho más allá de Milagro Sala, porque atenta sobre la libertad de todos los argentinos y busca debilitar, desprestigiar y desarticular a las organizaciones sociales.
Quisieron hacer creer al hombre y a la mujer de a pie que los que decíamos que era una presa política lo hacíamos por intereses políticos. Este argumento se les cayó rápidamente cuando prestigiosos organismos internacionales y regionales exigieron su libertad, entre ellos cabe mencionar al Parlamento del Mercosur, la OEA, el Grupo de Detención Arbitraria de la ONU, la CIDH, Amnesty Internacional y Human Right Watch.
El Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU reclamó al Gobierno “liberar de inmediato” a Milagro Sala, cuya privación de la libertad consideró “arbitraria”. Entre otros argumentos, el organismo internacional sostuvo que “no fue convencido” por parte de las autoridades nacionales de que hubieran existido “elementos legales” para ordenar la prisión preventiva de la dirigente de la Tupac Amaru.
La Organización de los Estados Americanos (OEA) publicó una carta de su secretario general, Luis Almagro, donde expresó “la necesidad de su inmediata liberación”. El Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, le trasladó a Macri su inquietud por la situación de Milagro y le pidió ajustarse al Estado de Derecho.
Estos son algunos ejemplos de lo que el mundo opina respecto a esta detención que en realidad busca amedrentar la lucha por la justicia social. Sala los desafió y es por eso que está presa. Está detenida no por delitos objetivos y comprobados, sino por representar la lucha de los más humildes. Y eso es inadmisible en el Estado de Derecho en el que vivimos.
Por eso, exigimos a la Justicia jujeña, al gobernador Morales y al presidente Macri hoy y todos los días que LIBEREN A MILAGRO.