Nueva persecución a dirigentes sociales en Jujuy

Desde el Movimiento Evita denunciamos una nueva cacería de brujas realizada hoy sobre compañeros de diferentes organizaciones sociales que han sido detenidos acusados por los incidentes ocurridos durante la apertura de las sesiones ordinarias el pasado el 4 de abril, en donde las fuerzas de seguridad reprimieron la manifestación popular que se realizaba frente a la Legislatura provincial. Una vez más la provincia de Jujuy es epicentro de la persecución política y social que lleva a cabo el gobernador Morales con la complicidad de la Justicia local.

La criminalización de la protesta social, la estigmatización a los movimientos populares y la judicialización de la política son los métodos con los que Morales pretende amedrentar a quienes piensan diferente o se manifiestan contra sus políticas de ajuste y represión.

Jujuy vive hoy una situación de arbitrariedad judicial y de violencia institucional que no permiten el cumplimiento pleno de los derechos que nuestra Constitución garantiza. Dirigentes sociales y políticos que no piensan como Morales están en peligro.

Exigimos a la justicia que se ajuste a derecho y libere a los detenidos.

Basta de persecución a los compañeros y las compañeras que ejercen el derecho a la protesta.